El síndrome de down es la cromosomopatía más frecuente. En Chile nacen entre 500 y 600 niñes con esta condición cada año. Y en Latinoamérica nacen 2,5 niñes cada 10.000 nacidos vivos.

Una de las situaciones que generan mucha incertidumbre en padres de niñes con síndrome de down es si podrán amamantarlos o derechamente piensan que esto es imposible. Lo cierto es que incluso se ha visto que existe una prevalencia de sobre un 45% de LME a los 6 meses autorreportada por madres de bebés con trisomía 21.

El síndrome de down es una condición genética que tiene como consecuencia una serie de enfermedades que podrían dificultar la calidad de vida de los bebés, pero no son impedimentos en sí mismas para lograr una vida saludable y tampoco para ofrecer el pecho y, por el contrario, los beneficios que se han documentado para ellos relacionados con la leche materna solo nos lleva a querer acompañar y a apoyar diadas para que lo logren de manera exitosa y placentera.

La leche materna beneficia a los bebés con síndrome de down pues disminuye la morbilidad relacionada con infecciones respiratorias y gástricas, tiene factores protectores para leucemia, disminuye el riesgo de maloclusiones con mordidas abiertas y cruzadas, facilita el desarrollo del habla y el lenguaje, estimula la coordinación boca-lengua, mejora el estado nutricional del bebé, protege la piel sensible y disminuye el riesgo de alergias.

Un gran temor que presentan las familias es que los bebés con síndrome de down podrían presentar cardiopatías que impidan ser amamantados debido al desgaste que esto supone en términos calóricos para él, pero la evidencia señala que los bebés amamantados gastan menos calorías al pecho comparados los bebés que son alimentados con biberón. Por lo que se convierte en el primer mito.

Otra situación que angustia a las familias se relaciona con las características orofaciales que pueden impedir que el bebé se prenda al pecho, como son la hipotonía muscular, el tamaño de la lengua y la extrusión de esta (consecuencia de la hipotonía). Si bien es cierto que los bebés hipotónicos pueden presentar problemas iniciales para el acople, es importante mencionar que esto no significa en ningún caso impedimento para lograrlo, pueden demorar más tiempo de lo común, pero con perseverancia y apoyo se logra.

Apoyo práctico para amamantar a bebés con SD

  1. Usa posturas que permitan soporte de la cara y cabeza del bebé como lo son la posición rugby o cuna cruzada.
  2. Usa la técnica de la mano como bailarina para dar soporte a la cara del bebé mientras es amamantado. Combínala con la postura de acople profundo para que abra más la boca. Esta postura debe ser utilizada con precaución en bebés que aún no se sientan solos para no forzar la cadera, es por eso que una vez que la logras debes inclinarte hacia atrás de manera que el peso no caiga en sus nalgas.
  3. Para evitar la extrusión de la lengua pon la primera falange del dedo índice con la yema hacia arriba en la boca del bebé y haz presión suavemente hacia abajo en su lengua con el lado de la uña. Deja el dedo en esa posición durante 30 segundos mientras el bebé chupa. Luego voltea el dedo suavemente y con la yema del dedo hacia la lengua presiona hacia abajo mientras la sacas gradualmente para ofrecer el pecho.
  4. Si tu bebé es muy dormilón, busca estrategias respetuosas para despertarlo como desabrigarlo, cambiarle el pañal, ponerlo en contacto piel con piel contigo. Asegúrate de ofrecer el pecho cada 2 horas (8-12 veces al día)
  5. No uses interferencias como chupones o biberones durante los primeros días, esto podría hacer que el bebé los prefiera antes que al pecho y así dificultar aún más el agarre.
  6. Busca tu grupo de apoyo en @galmdelaleche y ármate de tu tribu para criar en comunidad.

Referencias bibliográficas

  • Génova, L., Cerda, J., Correa, C., Vergara, N., & Lizama, M. (2018). Buenos indicadores de salud en niños con síndrome de Down: Alta frecuencia de lactancia materna exclusiva a los 6 meses. Revista chilena de pediatría, 89(1), 32-41.
  • Ministerio de salud pública. (s.f.). Lactancia materna en bebé con trisomía 21 (síndrome de down).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú