¿Hablemos de colecho?

¿Disminuye o aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante?

¿Qué hago?

Es un tema controversial que deja a las familias con la duda constante. La mayoría terminamos decidiendo por una cuna colecho pero en la práctica nos damos cuenta que esta cuna, aunque facilita bastante, termina desocupada al despertar porque la madre termina pasando al bebé a la cama para poder amamantarle.

AQUÍ VIENE LO BUENO:

El colecho seguro ayuda a aumentar las tasas de lactancia materna durante la noche, sincroniza la respiración de la madre con el bebé y también el ritmo cardíaco. Así, ayuda a disminuir la muerte súbita e inesperada del lactante, en especial cuando es menor a 6 meses.

Esto es real, la lactancia disminuye el riesgo en un 50% 🤯 y el colecho lo propicia, peeeeero…… En todas partes se habla de colecho seguro y yo, hoy, vengo a hacer la diferencia con el colecho reactivo. ¿Por qué? 🤷‍♀️ Porque el colecho seguro disminuye el riesgo pero el reactivo lo aumenta y una cosa, solo una pequeña cosa mal preparada nos cambia absolutamente todo el panorama.

El colecho reactivo es justamente ese que practicamos cuando estando muy cansadas pasamos a [email protected] bebé a la cama desde su cunita colecho. A veces lo pasamos nuevamente a su cuna y otras simplemente nos dormimos y ahí quedamos todos durmiendo juntos.

El colecho reactivo es el responsable de una gran cantidad de esas cifras innombrables de muerte súbita y muchas veces se dan justamente porque un profesional nos ha dicho que no durmamos con el/la bebé en la cama. ¿Por que?

Voy, por ejemplo, al pediatra con mi bebé recién nacido. Entre el kilo de cosas que me recomienda y revisa, sumada la angustia que muchas veces provoca la lactancia en su inicio, nos dice que no debemos por nada dormir con mi bebé en la misma cama porque podría morir. Entonces yo como madre obviamente escucharé y buscaré alternativas. Una es tener cuna colecho y pasar de una cama a otra al bebé para amamantar. En la práctica es difícil porque muchas veces, como dije antes, la madre se dormirá junto al bebé. Otras veces, para que esto no ocurra, la madre se levantará y se moverá, por ejemplo, a un sillón, para no dormirse. Lo que suele pasar es que se duerme igual y el riesgo de dormirse con un bebé en un sillón es muy alto.

A todo esto, todo lo que nos hace reaccionar de forma rápida y sin pensar se le llama colecho reactivo. Lo hacemos para proteger a nuestra/o bebé pero terminamos corriendo un riesgo.

Entonces hoy te invitaré a dejar de lado esta práctica por completo, a entregarte a esa parte mamífera que te llama a tener muy pegado/a a tu bebé junto a ti, pero en forma segura.

El colecho seguro es el que se prepara con precisión y cuidado siguiendo las recomendaciones de especialistas actualizados:

– Superficie firme, sin cojines ni frazadas cerca del bebé. Se puede cubrir al bebé bajo el ombligo y mantener la habitación a una temperatura agradable.

– Padres que no fumen. Este punto es muy importante en especial si no amamantamos ya que se pierde ese factor protector.

– Padres cuidadores que no consuman alcohol, drogas ni medicamentos que puedan dejarte aletargado. A principios del siglo pasado se estudió y demostró que la mayor cantidad de muertes súbita del lactante se daban el fin de Semana. El porcentaje era alto, entonces se agregaron estos puntos al sueño seguro (aún, si se fijan, muchas muertes que muestra la prensa se dan post días de fiesta).

– No dormir con otros niñes ni mascotas

– Cansancio extremos de los padres.

-No dormir en sillones, sillas, hamacas etc.

– Que el/la bebé duerma mirando hacia arriba. Me detengo un segundo aquí. Los primates duermen en forma natural boca abajo, el ser humano no es la excepción. Naturalmente ponemos a nuestro recién nacide sobre nuestro cuerpo y ahí le dejamos dormir plácidamente, nos deleitamos escuchando su respiración y nos da paz y tranquilidad.

Lamentablemente se ha vetado completamente esta forma de dormir pero yo suelo recomendar esta práctica sobre el cuerpo de los padres o cuidadores mientra esten alerta. De noche dejar dormir boca arriba, en la misma cama de mamá pero de forma segura y preparada, de esta forma respetamos la naturaleza y prevenimos la muerte súbita. El porteo ergonómico puede volverse un buen aliado en estos casos, así el/la bebé duerme sobre el cuerpo de la madre y ella puede moverse con libertad.

Volviendo a la historia de la cuna colecho, estas tienen una gracia maravillosa : están adosadas a la cama de la madre a la misma altura y sin dejar ningún espacio entre medio. Entonces puedes dejar a tu bebé a la orilla de tu cama y si se mueve ¡no pasa nada! No se caerá ni correrá riesgo (no dejes nada sobre la cuna obviamente). De esta forma se aleja al bebé de otras personas que no sean tu y se sienten más seguros y protegidos. No estoy diciendo que no ocupen la cuna, si les resulta dejar al bebe y volver a cambiarlo para dar de mamá me parece increíble y maravilloso porque así mamá no duerme con un brazo hacia arriba y de lado toda la noche así es que por comodidad es maravilloso. Lo que digo es que, si ves que no te está resultando tienes otra opción y no tienes que sentirte nerviosa o culpable por pasar a tu bebé a la cama.

Si te sigues preguntando ¿estaré muy cansada? ¿Y si le aplastó? Te cuento que ya desde la gestación la arquitectura del sueño de la madre cambia para estar atenta de cualquier estímulo. Venimos programadas de “fabrica” para despertar y sincronizar con el sueño de nuestro bebé. Mientras más juntos estemos más sincronizacion existe. Además, ¿te has fijado como naturalmente pones tu brazo protegiendo al bebé? Somos como su escudo humano ️ Así es que tranquilas, estas hecha para estar pegadita a tu bebé.

Creo que todos quienes llegamos a una gran cantidad de mujeres y promovemos el colecho deberíamos hacer la diferencia entre el colecho seguro y el colecho reactivo porque llegar y decir el colecho es bueno o el colecho es malo solo nos hará aumentar la ansiedad de las familias y muchas veces llevará a las madres a malinterpretar nuestras palabras.

Bibliografia:

Escrito por Paula Herrera, mujer madre de dos niñes, Profesora, Asesora de Lactancia, Educadora en Disciplina Positiva, especialista en Neurociencia del sueño infantil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú