¿Ictericia por leche materna?

Además de ser asesora, monitora y educadora en lactancia materna, tengo el titulo de profesora de Inglés. Gracias a eso se me hace fácil leer artículos, reportajes y papers en Inglés. Generalmente me mantengo leyendo el blog del Dr Jack Newman.

El Dr. Newman es un pediatra canadiense de reconocida autoridad en temas de lactancia materna. Para ayudar a las mamás que atienden sus bebés en su clínica de Toronto, Canadá, ha elaborado folletos sobre distintos temas relacionados con la lactancia materna. En este momento, para mi, él es el máximo exponente en el tema de lactancia materna. Difícilmente encontraremos una eminencia más absoluta que él.

http://delaleche.com/wp-content/uploads/2017/11/Dr-Jack-Newman-150x150.jpg

De los textos que he traducido para la Comunidad de la Leche, pienso este será uno de los más relevantes, ya que expone en forma clara, directa y elocuente lo que significa realmente la ictericia por leche materna.

Espero lo disfruten.

La llamada “ictericia por leche materna” es considerada anormal por muchos médicos, tal vez incluso por la mayoría de los médicos. Incluso aquellos que entienden que generalmente es normal que los bebés de 3 o 6 semanas de edad presenten ictericia visualmente obvia, pueden, debido al temor general a la ictericia, aconsejar a la madre interrumpir la lactancia durante 24 a 48 horas para “demostrar” ” que el problema se debe a la lactancia materna. Me han contactado madres a las que se les dijo que necesitaban interrumpir la lactancia durante una semana, y ocasionalmente incluso por completo debido a este “problema”.

De hecho, dejar de amamantar y dar fórmula por mamadera, incluso durante 24 a 48 horas puede causar problemas significativos con la lactancia materna, y detener la lactancia durante una semana puede significar interrumpir completamente la lactancia para este bebé.

¿Dónde es obvia la idea de dejar de amamantar durante una semana? La idea de suspender la lactancia durante 24 a 48 horas es “demostrar que la ictericia se debe a la leche materna”. Pero cuando un médico le dice a una madre que debe dejar de lactar durante una semana, el médico dice: “¡Oh, no, ictericia! ¡La bilirrubina es tan peligrosa! Tomará una semana deshacerse de la ictericia”.

Es típico que los bebés con “ictericia por leche materna” presenten muy buena salud. No hay nada en la historia del bebé que cause preocupación, no hay hallazgos físicos de preocupación y la observación de la alimentación muestra a un bebé bebiendo muy bien en el pecho.

Por otro lado, un bebé con ictericia porque no está recibiendo suficiente leche materna puede permanecer ictérico en la segunda y hasta la tercera semana de vida, por lo que no se puede simplemente asumir que un bebé de 2 o 3 semanas de edad que tiene ictericia es “ictericia por  leche materna”. Curiosamente, la mayoría de los bebés alimentados exclusivamente con leche materna que no están recibiendo suficiente del pecho no presentan ictericia.

La bilirrubina es un antioxidante, un poderoso citoprotector y existe buena evidencia de que los niveles leves a moderados de bilirrubina pueden proteger al cuerpo contra el estrés oxidativo. Existe una asociación fascinante de niveles de bilirrubina superiores a la media en una afección hereditaria llamada síndrome de Gilbert y una menor incidencia de aterosclerosis, que ahora se cree que es una enfermedad inflamatoria. Esto se conoce desde hace muchos años. Un médico con el que me entrevisté en 1970 tenía el síndrome de Gilbert y él rechazó tratamiento porque insistió en que su riesgo de infarto al miocardio era mucho más bajo que el nuestro. Y siempre parecía tener un bonito bronceado, 12 meses al año. De hecho, las personas con Gilbert son aparentemente normales. Con frecuencia, la ictericia no es realmente notable en esas personas, pero con la infección o el estrés, la bilirrubina puede aumentar. ¿Interesante? Quizás la bilirrubina es algo bueno, que sube para proteger al individuo.

Si hay alguna duda de que el bebé puede tener una enfermedad hepática, se debe realizar una bilirrubina sérica que solicite niveles tanto indirectos como directos de bilirrubina. Por lo general, es fácil sospechar una enfermedad hepática que cause ictericia. La orina del bebé a menudo es de color marrón y las deposiciones son más pálidas de lo normal, aunque esto no es tan fácil de observar ya que las deposiciones de un bebé son más pálidas que las de un adulto. La causa más común en un bebé recién nacido es una condición llamada atresia biliar, donde los conductos que van del hígado al tracto intestinal del bebé están bloqueados. En el examen físico realizado por un médico o enfermera, el hígado y el bazo  suelen estar inflamados.

Estudio de caso

http://delaleche.com/wp-content/uploads/2017/11/Breastmilk-jaundice-1-1-300x296-150x150.jpg

El bebé en esta foto tiene 7 semanas de edad. Nació un poco prematuro a las 36 semanas de gestación. Sorprendentemente, fue amamantado exclusivamente en el hospital, lo que sería inusual en la mayoría de los hospitales, donde con demasiada frecuencia un bebé de 36 semanas de gestación, a pesar de no tener problemas médicos, recibiría fórmula automáticamente. ¿Por qué? Porque ese bebé corre el riesgo de tener un nivel bajo de azúcar en la sangre. Ah, no, eso no es realmente cierto, no si está amamantando bien.

Aquí están sus pesos: al nacer 2.87 kg (6lb 5oz). A las 7 semanas, cuando lo vi por primera vez, 4.57 kg (10 lb. 1 oz). Creo que todos estarán de acuerdo en que el aumento de peso es bastante bueno.

Entonces ¿Qué hicimos?

No preocupé a la madre diciendo que la ictericia era un problema.   Sin embargo, le dije que era normal que muchos bebés alimentados exclusivamente con leche materna tuvieran ictericia, por lo que si alguien le preocupaba, no se preocuparía (curiosamente, la madre no había notado la ictericia).

No hice ningún análisis de sangre, pero le pregunté sobre el color de la orina y examiné el abdomen del bebé para asegurarme de que el bebé no tenía el hígado y bazo inflamados.

No le dije que interrumpiera la lactancia y la insté a continuar con la lactancia materna exclusiva.

La ayudé a superar el problema de los pezones adoloridos. Eso fue fácil, simplemente ayudándola a mejorar el acople.

La siguiente foto muestra a un bebé de 1 mes que amamanta exclusivamente con “ictericia por leche materna”.

http://delaleche.com/wp-content/uploads/2017/11/breastmilk-jaundice-2-1-300x225-150x150.jpg

A diferencia del bebé anterior, la madre de este bebé estaba bajo presión para dejar de amamantar tanto por el médico del bebé como a la familia de la madre. No había ninguna razón para dejar de amamantar.

http://delaleche.com/wp-content/uploads/2017/11/breastmilk-jaundice-3-1-300x199-150x150.jpg

Y aquí, un niño de 16 días con ictericia que está amamantando maravillosamente. Desafortunadamente, no logré filmar a este bebé a tiempo para mostrar qué tan bien estaba bebiendo. Pero él estaba bebiendo mucha leche. Recuerde cómo saber que un bebé está bebiendo bien (hace una pausa en el mentón).

Entonces, ¿por qué no interrumpir la lactancia durante 48 horas en los bebés antes mencionados?   Bueno, definitivamente es más fácil para el médico, es cierto, pero …

No necesariamente más fácil para la madre. Es fácil decir a la madre que se extraiga leche mientras el bebé recibe fórmula, pero no siempre es fácil para la madre. Muchas veces las madres quedan dolorosamente congestionadas a pesar de la extracción.

No necesariamente más fácil para el bebé. Aquí hay un secreto. Muchos bebés no responden bien a la fórmula. No escuchamos mucho sobre los efectos negativos de los bebés que beben fórmula. Por ejemplo, muchas fórmulas provocan vómito. Algunos, incluso antes de las 3 semanas de edad, no querrán beber de una mamadera.

Puede minar la confianza de la madre en la lactancia materna y la leche materna. Las madres reciben mensajes de salud pública, de las revistas y de sus doctores, que “el pecho es lo mejor”. Pero cuando el bebé tiene “ictericia por leche materna”, “debe dejar de amamantar y darle fórmula”.

¿Cuál es el mensaje? La lactancia materna es peligrosa.

Puede resultar en dificultades para amamantar. El mito común entre muchos profesionales de la salud es que no hay problema con dar mamadera a bebés amamantados.

¿Cómo pueden pensar esto si tenían alguna experiencia con la lactancia materna y ayudar a las madres que amamantan? Solo puede provenir de la idea de que la lactancia materna y la alimentación con mamadera son las mismas. Por supuesto, no faltan varias compañías que llegan con sus mamaderas diciendo: “como amamantando”, pero eso es marketing, no es cierto.

Puede hacer que la madre piense: “Mi leche es peligrosa para el bebé”. Muchos médicos usarán la tarjeta de “daño cerebral” si la madre es reacia a dejar de amamantar, pero incluso presionar a la madre para que deje de amamantar es suficiente para sembrar la semilla en la mente de la madre de que amamantar es peligroso.

“A mi bebé le están haciendo pruebas”. Algunas madres han dejado de amamantar para evitar que al bebé le continúen sacando sangre por algunos días. ¿Y qué información proviene de estas pruebas? En raras ocasiones, si es que alguna vez, el médico obtiene más información sobre el nivel de bilirrubina ese día. ¿Y en qué cambia eso la situación?

 Un caso triste y una buena pregunta, el primero del blog personal de una madre, el segundo de un correo electrónico.

 1.- “Mis pezones parecían carne de hamburguesa, pero seguí adelante. Yo quería tener éxito entonces su pediatra me dijo que tenía ictericia por leche materna. Ella me dio 3 tarros de fórmula y me dijo que le quitara la leche materna por 3 días y le diera la fórmula. Estaba angustiada. Todo lo que podía pensar era “He pasado por todo esto para amamantarlo y aquí estaba envenenándolo todo el tiempo”. Su ictericia desapareció en 2 días y dejé de amamantar. Perdí todo el control sobre mis emociones en el estacionamiento de la oficina del doctor y llamé a mi esposo para decirle que nunca volveré a amamantar mientras viva”

Mis comentarios: Bueno, si los pezones de la madre estaban doloridos, entonces el bebé no tenía un buen acople. Esto no es “tal vez el bebé tenía un mal acople”, ¡El bebé definitivamente tenía un mal acople! Y se podría haber hecho mucho para ayudar a la madre. De hecho, a menudo es muy fácil ayudar a una madre con dolor en los pezones, si se sabe cómo. Pero entonces, ¿qué saben la mayoría de los médicos sobre ayudar a las madres? La mayoría no sabe nada.

¿Qué hizo el pediatra para ayudar a esta madre? Al parecer, nada. Parece que ni siquiera se molestó en recomendarle a alguien que pudiera ayudarla. Supongo que este es otro pediatra que cree que es normal tener dolor en los pezones al amamantar. ¿El pediatra realmente cree que el hecho de ser pediatra significa que no puede ayudar a la madre porque “el bebé es mi paciente, no la madre”? Una madre que amamanta y un bebé son una pareja, una díada, una pareja íntimamente conectados entre sí y por eso, la madre también es la paciente del pediatra. La madre es la paciente del pediatra porque probablemente este pediatra aprendió una sola cosa en su entrenamiento: el pecho es lo mejor. Entonces, si la madre deja de amamantar, le está quitando al bebé la mejor alimentación, que es la lactancia. Muchas madres con el tipo de dolor que tenía esta madre, habrían dejado de lactar antes de ir al pediatra. Pero la “ictericia por leche materna” fue la gota que rebalsó el vaso.

Como se mencionó anteriormente en este capítulo, “la ictericia por leche materna” no solo no es mala para el bebé, sino que en realidad, probablemente, sea buena. Pero la “ictericia por leche materna” y tres tarros de fórmula sellaron el destino de la lactancia de esta madre. Y debido a la falta de seguridad, es posible que el bebé no recibiera suficiente leche y el problema no era “ictericia por leche materna”, sino más bien “falta de ictericia en la leche materna”.

¿Y el pediatra le dio a la madre 3 tarros de fórmula? Eso es espantoso. Eso no es ayuda. Y no es un regalo, porque esta madre ahora gastará una gran cantidad de dinero en los próximos meses para pagar ese “regalo”. ¿Quién gana? La compañía de fórmula, por supuesto, porque es probable que la madre continúe comprando la misma marca de fórmula durante todo el tiempo que el bebé se alimenta con fórmula. ¿Con qué derecho se convierte este pediatra en agente de comercialización de la fórmula?

¿Qué mensaje recibió la madre de este simple intercambio con el pediatra? “He pasado por todo esto para amamantarlo y aquí lo estaba envenenando todo el tiempo”. ¡Envenenar a su bebé con bilirrubina! ¡Bien hecho doctor!. Y no me sorprendería que no amamante a ninguno de sus bebés por venir.

2.-“Creo que es un poco extraño que los doctores se mostraran inflexibles sobre alimentarlo cada 3 horas en el hospital y asegurarse de que estaba amamantando muy bien antes de ir a casa y ahora piensan que eso es lo que lo está enfermando”. Supongo que lo que te estoy enviando por correo electrónico es para ver si puedo obtener una explicación más clara de esto y de la aflicción de mi hijo”.

Mis comentarios: Tal vez estos doctores son más comprensivos que el pediatra en el caso anterior, pero tal vez no. Sí, quieren asegurarse de que el bebé se alimente bien. Tal vez estén nerviosos y preocupados porque la lactancia materna funcione y no saben qué esperar de la lactancia, o no saben cómo saber que un bebé  está recibiendo leche. Al igual que con muchos médicos y otros profesionales de la salud, creen en los números. Pero no es la frecuencia con la que bebe un bebé, sino qué tan bien bebe el bebé. Un bebé que bebe bien 6 veces al día está mejor que un bebé que bebe mal 8 o 10 o 12 veces al día.¿Y qué mensaje recibió la madre de los doctores? Que la leche materna “enferma” a su bebé. No solo está enfermo, sino que el bebé tiene una “aflicción”, una palabra de resonancia bíblica. Algo así como las 11 plagas de Egipto: sangre, ranas, piojos, ictericia …

Copyright: Jack Newman, MD, FRCPC. 2017

http://ibconline.ca/breastmilk-jaundice/
https://www.facebook.com/DrJackNewman/
https://www.facebook.com/onglacomunidaddelaleche/

Publicado y traducido por Paula Herrera Larraín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú